Skip to content

*Historia

Las primeras noticias que tenemos de asentamientos humanos dentro del término municipal de Novallas las encontramos en una temprana época, alrededor de la primera mitad del I milenio, en asentamientos del período Eneolítico, al aire libre y en las terrazas superiores del río Queiles.
Pero no fue hasta época romana cuando aparecieron diversas villae en toda la zona occidental del actual territorio que comprende el término municipal; de esta época se conservan numerosos restos arqueológicos como monedas, ornamentos, materiales de construcción, bellísimas piezas cerámicas ornamentadas y hasta una enternecedora lápida funeraria que un tal Sempronicus, habitante de estas villas, dedicó a su madre Sempronia.

Fue en época emiral (s.IX) cuando surge el actual núcleo urbano, tal y como lo conocemos en la actualidad, como consecuencia de la fundación y crecimiento de la medina de Tudela y la necesidad de ésta de un abastecimiento continuo de alimentos; de esta época se conservan restos cerámicos de bella factura con típicos adornos geométricos y vedríos melados, así como la red urbana original de este núcleo islámico, situado entre el hisn y la mezquita, ó, lo que es lo mismo, el actual castillo  y la iglesia parroquial, que vio pasear, por su estrecho e irregular callejero a Yusuf ibn Eiza, primer novallero del que se tiene noticias a principios del siglo XII.

Reconstrucción hipotética de la alcazaba novallí en el s.IX

Es en esta época de la conquista cristiana cuando se cita, por primera vez, el nombre el topónimo Novalias,  que proviene del adjetivo latino novalis-e cuyo plural, novalia, era dado por los conquistadores cristianos a numerosos lugares ganados y que venía a significar nuevas tierras ganadas a los musulmanes, quienes todavía habitaron 500 años más en la localidad hasta su expulsión en 1610; esos habitantes de repoblación cristiana habitaron durante siglos el burgo de San Miguel bajo el Fuero de Zaragoza.

* Descárgate este artículo *

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: